Natalia Rouzad entrevista en la revista digital de la Universidad de Navarra a Jaume Aurell, que reflexiona sobre cómo los valores occidentales han ayudado a superar las peores situaciones por las que ha pasado nuestra civilización.

Jaume Aurell es catedrático de Historia Medieval, coinvestigador principal del proyecto ‘Religión y sociedad civil’ del Instituto Cultura y Sociedad (ICS), director del Grado en Filosofía, Política y Economía (PPE) de la Facultad de Filosofía y Letras, y director del Instituto Empresa y Humanismo de la Universidad de Navarra.

Es autor del libro Genealogía del Occidente (editorial Pensódromo), donde revisa la historia de esta civilización y su huella en el mundo actual. En él repasa algunos valores que son patrimonio de Occidente -en particular de Europa- y que pueden contribuir a mejorar el futuro de la humanidad.

En esta entrevista, el profesor Aurell reflexiona sobre el eventual impacto de la crisis del coronavirus en el futuro de Occidente, así como en qué medida sus valores han ayudado a superar las peores crisis que ha sufrido esta civilización a lo largo de su historia.

¿Cree que el coronavirus va a marcar un antes y un después en la civilización Occidental?
No soy partidario de hablar de un antes y un después en los eventos históricos. Si pensamos en los últimos 70 años, hay seis o siete fechas que pueden tener la misma importancia simbólica. Por ejemplo, el fin de la II Guerra Mundial en 1945, la caída del Muro de Berlín en 1989, la destrucción de las Torres Gemelas en 2001, por referirme a los acontecimientos políticos. Después, hemos tenido dos crisis económicas brutales, la de 1973 y la del 2008. Estos son eventos que nos han impresionado mucho y que han ido marcando una dirección.

Es verdad que la crisis del coronavirus está afectando a muchas personas y tiene una dimensión más social que política o económica. Por tanto, tendrá su importancia pero no creo que vaya a cambiar radicalmente el panorama, sino que habrá que ponerlo en consonancia con todo lo demás y ver cómo va evolucionando.

Entonces, ¿los eventos citados han sido similares al coronavirus? ¿Cree que ha habido más crisis similares a lo largo de la historia?
Para ver los más similares a lo que nos está pasando ahora, quizá tendríamos que retrotraernos a la Edad Media. Desde el punto de vista del impacto psicológico que está teniendo la crisis del coronavirus, creo que es bastante asimilable a las pestes de la Edad Media, sobre todo las del siglo XIV, que propició un repunte de la espiritualidad (pero también de terror ante la muerte) muy notorio. Aunque no tuvo las mismas consecuencias materiales y en pérdidas de vida, ambas se caracterizan por una conmoción psicológica muy fuerte. El mundo Occidental cree y creía tener todo controlado desde el punto de vista médico, porque había conseguido unas prácticas médicas ya muy consolidadas, y la enfermedad supone un gran desconcierto y, hasta cierto punto, un desencanto con la idea de progreso, ya muy maltrecha en nuestra modernidad tardía.

También ha habido otras grandes pandemias después de la Edad Media, como la famosa y mal llamada ‘Gripe española’ de 1917 que, quizá, es lo más cercano a nosotros. Ha tenido que pasar un siglo para tener un problema de similares características. Por tanto, ha habido crisis similares pero hacía mucho tiempo de ello y, por esto, nos ha cogido a todos tan desprevenidos.

(…)

 

Lee el artículo completo en la web del Instituto de Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra.

Genealogía de Occidente. Claves históricas del mundo actual, en P21